domingo, 29 de septiembre de 2013

[s/t]

Las ganas de escribir 
un poema, de nuevo. 
Una sobreabundancia; 
palabritas que piden 
partir; su singladura. 
No hay último poema: 
al final siempre sale
reincidir. Y el sentido 
es la urgencia con que 
me procuro, no hay caso, 
lapicera, papel, 
soledad. Algo quiere 
suceder; qué sería
de mí si las callara.
Eso sí: yo hago mutis 
y algo escribe, precisa 
registrar ciertas cosas 
para después. O no: 
es el eco de un mundo, 
los restos de una fiesta 
en la que nunca supe 
que estuve sino ahora. 

1 comentario:

  1. por otro lado, mencanta qe ligues la escritura, esta cosa de ser/estar y su contrario, y su potencia, todo en un mismo movimiento quieto por lo imperceptible, hasta qeu se visibiliza en trazo; decía: me encanta qeu relaicones ese moviemiento con la percepcion de la alegría o felicidad.
    ¡Que siga la parranda, entonces! y la consciencia de la parranda, sobre todo! besotones
    la ceci.

    ResponderEliminar