martes, 21 de enero de 2014

TENER LECTORES

Uno debe proponerse 
tener lectores del palo, 
o al menos eso me tira 
mi analista. ¿Como hacerse 
un sibarita de sí, 
y que se curta el que luego 
se tope con el escrito 
que haya salido? (Pregunto 
más bien rechazando. ¿Hay falta 
en tal postura, hay soberbia, 
la retórica recula, 
como quien dice, mediante 
la indignación, impostada?) 
Escribir sin calcular. 
Sólo el lector determina 
en qué estante me coloca, 
y hasta si soy llevadero. 
Nada puedo pergeñar 
para comprarlo. Será 
eso de lo semejante, 
como siempre. Y es así: 
se trata de estar conforme 
con el bendito acabado. 
¿Y el lector? Que haga lo suyo. 
Que apruebe o que defenestre. 
O que no diga ni mu. 
No lo pienso digitar. 

1 comentario:

  1. Pero bien que nos gustaría poder digitar a los lectores!! No, eso no, por acá si, veni por este lado.. un poquito mas a la izquierda...baja la velocidad, detenete en esta palabra que tiene el cartel de estacinamiento libre, cuidado con la via rápida... :P
    Cecilia O.

    ResponderEliminar